Cuadro de Mando Integral

El Cuadro de Mando Integral (CMI) es una metodología ampliamente usada para implementar y realizar el seguimiento a la gestión de la organización y por tanto a su estrategia.

Su propósito consiste en darle rumbo a la ejecución de la estrategia traduciéndola tanto en objetivos como en indicadores o “signos vitales” que estén orientados al cumplimiento de las perspectivas de la organización, resultando crucial que toda la gestión se pueda monitorear permanentemente con respecto a las metas establecidas por la dirección de la empresa.

El CMI tiene, entre otras, las siguientes ventajas:

  • Permite alinear todas las áreas y las actividades de la organización en función de los objetivos estratégicos.
  • Mejora la comunicación interna facilitando que los colaboradores tengan conocimiento común de sus funciones a efectos del cumplimiento de las metas de la organización.
  • Mantiene la estrategia visible y con foco de atención en la misión y la visión de la empresa.

El grafico que se muestra a continuación muestra el esquema general del CMI.

KPI: Key Performace Indicators

De acuerdo con la metodología del CMI, la definición de la estrategia de una empresa debe realizarse atendiendo cuatro perspectivas, para las cuales se definen sus respectivos objetivos procurando guardar un adecuado equilibrio y alineación entre todos los elementos de la misma.

Para la mayoría de las empresas, cuya gestión está orientada por el ánimo de lucro, la Perspectiva Financiera se asocia a cualquier objetivo estratégico relacionado con la salud financiera y la rentabilidad de la organización. Su foco debe centrarse en la generación del valor del negocio y establecer las métricas para su medición (p.ej. flujo de caja, márgenes de utilidad, retorno de los activos, etc.)

A su vez la empresa, de acuerdo con su modelo de negocio, debe identificar el mercado y los clientes hacia cuales va a dirigir sus bienes o servicios. En la Perspectiva de Clientes deberán establecerse las métricas e iniciativas encaminadas a satisfacer las necesidades de los clientes (p. ej. satisfacción del servicio prestado, reconocimiento de la marca, numero de devoluciones, etc.).

En la medida que la empresa logre retener y aumentar nuevos clientes, se facilitará el logro de los resultados financieros.

Para alcanzar los resultados financieros y de clientes se requiere asegurar la ejecución exitosa de los procesos claves de la organización. La Perspectiva de Procesos Internos guarda consistencia con la cadena de valor del negocio y es particular para cada empresa. De manera general, algunas métricas usadas con frecuencia en esta perspectiva corresponden, entre otros, a optimización de la productividad, reducción de residuos, automatización de procesos, etc.

La Perspectiva de Crecimiento y Aprendizaje usualmente se entiende como aquella dimensión orientada a darle sostenibilidad a la empresa en el largo plazo. En tal sentido se enfoca en el capital humano (p.ej. habilidades y talento), sistemas e infraestructura (p.ej. sistemas de información) y clima organizacional (p.ej. nivel de empoderamiento y delegación).

En suma, el balance adecuado de las perspectivas y el monitoreo permanente de las métricas seleccionadas, con sus correspondientes ajustes en caso de ser necesario, deben conducir al éxito en la ejecución de la estrategia.


Mag. Gabriel Rojas – BFS Financial Advisory S.A.S.

¿Requieres Consultoría Financiera? ¡Podemos ayudarte!

Horarios de Atención y Ubicación

Horario

Lunes a Viernes 8:00-18:30 Hrs

Estamos en

carrera 43 # 9 Sur 195 Medellín
Contacto:+57 3154110478
Email: mercadeo@bpscolombia.com

Abrir chat
Contáctenos