Conoce la situación global de tu empresa con solo un vistazo

Cuadro de mando integral e indicadores, lo que no se conoce no se gestiona y ¡lo que no se mide no se puede controlar!

Un cuadro de mando integral es una herramienta que contiene de forma automatizada los principales indicadores de rendimiento de tu empresa. Esta permite la visualización inmediata para que la Alta Dirección pueda tomar decisiones.

Para hacer tu cuadro de mando integral debes tener claros algunos aspectos: cuál es el propósito de tu empresa, qué metas cercanas tiene, qué tiene que hacer para conseguirlas. Las respuestas a estos interrogantes dan paso a su vez a la construcción de: misión, visión y direccionamiento estratégico de la compañía.

Con lo anterior, podrás definir los objetivos del negocio y sus indicadores. Ahora sí, con todo lo que necesitas listo, puedes pasar a crear tu cuadro de mando integral:

Mínimamente deberás incluir estos cuatro indicadores del negocio:

  1. Estado financiero: indica el objetivo económico que se tiene y permite medir cómo sacar el mejor rendimiento de todas las inversiones realizadas, así como controlar la capacidad de generar valor del negocio.
  2. Estado de clientes: habla sobre el posicionamiento en el cliente con relación a la competencia y la percepción en general de marca.
  3. Estado de procesos internos de negocio: en pro de la capacidad de progreso, los esfuerzos deben concentrarse también en el talento humano y la tecnología empleada. Aquí también se miden los esfuerzos para capacitar, y para perfeccionar los servicios.
  4. Estado de aprendizaje y crecimiento: grado de madurez de las diferentes áreas del negocio. Se debe analizar productividad, innovación, calidad y el beneficio comercial y financiero que esto aporta.

Empieza tú mismo, si necesitas ayuda estamos para acompañarte y apoyar tu crecimiento empresarial.

IKIGAI corporativo: la razón de ser

IKIGAI es un concepto japonés, que nace de la unión de dos palabras: IKIRU – para vivir – y KAI – realización, logro –. Traduce, entonces, fuerza o motor que impulsa a alguien a conseguir lo que quiere, lo que le da felicidad.

Aplicado al plano empresarial, IKIGAI se convierte en a dónde quiero llevar mi empresa: mi PROPÓSITO.

Trabajar el IKIGAI dentro de una organización es muy importante, es un proceso que trae beneficios a las empresas y también a los empleados de manera individual.

Normalmente se realiza a través de un proceso de reflexión y autodescubrimiento, donde la empresa debe analizar y aceptar lo que ha sido durante su existencia, logros alcanzados, así como aspectos negativos que también hacen parte de ella.

Dicho proceso ayudará a establecer dónde está su IKIGAI, cuál es verdaderamente su propósito, si corresponde con lo que creía y de qué manera ese descubrimiento supone cambios en su organización.

Es importante que los empleados hagan lo mismo de manera personal, ahonden en sus creencias, valores, acciones y descubran su verdadero propósito en la vida que puede o no corresponder con el propósito de la empresa.

Las organizaciones valientes se dirigen al éxito

Es posible que luego de esto algunos empleados se den cuenta que la empresa para la que trabajan no es lo que buscan, y es algo que tarde o temprano iba a ocurrir.

Una empresa solo debería contratar empleados cuyo propósito esté en concordancia con el suyo. Y de la misma forma aplica para los empleados. Así que pudiera parecer un acto riesgoso, pero que es casi un requisito para el éxito.

IKIGAI permite tener organizaciones más conscientes, con empleados más empoderados, unidos y comprometidos, porque su propósito se cumple al mismo tiempo en que se cumple el de la organización para la que trabajan: pues es el mismo o se complementa.

Nuestra empresa cuenta con los expertos que necesitas para identificar tu IKIGAI, nos encantaría ayudarte en tu proceso.

Contáctenos